Ketterito se come el mundo

Ketterito, mi alter ego, vuelve a la carga demostrando que a pesar de su nombre, con diminutivo incluido, no es pequeño ni débil. Al contrario. Las apariciencias engañan y Ketterito, como muchos y muchas de nosotros, és más fuerte de lo que pueda parecer a primera vista.

Ketterito